Segunda mano no es sinónimo de viejo o acabado, si no de nueva vida. Una excelente oportunidad para poner en práctica el consumo responsable.

Destinado a la venta o al trueque de artículos de segunda mano siempre que éstos se encuentren en buen estado y su precio sea adecuado, el mercadillo Elysian se convierte en un perfecto espacio relacional, interactivo y popular.

Y es que aquello que ya no usamos puede ser muy útil para otras personas, convirtiéndose en auténticos tesoros.